El Tribunal Supremo Electoral reporta cifras que van en contra de su propio conteo.