Llega a su fin la mas reciente huelga de hambre de activistas mapuches, la cual fue motivada por lo que ellos consideran una persecución judicial con motivaciones políticas utilizando Leyes Antiterroristas; todo esto mientras se intensifica el conflicto entre las comunidades mapuches y el estado chileno


Story Transcript

Please help us make real news!

$
$
$

Your contribution is appreciated.

Voz en off: Dos prisioneros indígenas Mapuches en Chile han depuesto su huelga de hambre que duro 76 días, que iniciaron el 14 de noviembre de 2012. Héctor Llaitul y Ramón Llanquileo dicen que son presos políticos señalados por sus vínculos con una organización que forma parte del mas amplio movimiento Mapuche. Pero el estado chileno dice que son terroristas, acusados de participar en un ataque violento en contra del fiscal en la Araucanía, región en el sur de Chile. Los prisioneros dicen que su huelga de hambre, la tercera desde 2010, fue en protesta de sus condenas respectivas de 15 y 8 años, además de irregularidades en sus procedimientos legales, y la aplicación de la Ley Antiterrorista, que originalmente fue promulgada durante la dictadura militar del Augusto Pinochet. Se dice que las huelgas estaban cobrando su precio en la salud de los prisioneros, y después de una visita por una delegación de derechos humanos y la formación de una comisión mapuche de derechos humanos, los 2 acordaron suspender su huelga mas reciente, que fue la segunda en menos de un año que duro mas de 75 días. Las huelgas de hambre emergen en el contexto de una reciente intensificación de un dilatado conflicto entre el pueblo mapuche y el estado chileno sobre acceso a la tierra. Guacolda Chicahual Quilaman es la vocera para Llaitul y Llanquileo. Ella dice que la aplicación estatal de leyes de “excepción especial” como la Ley Antiterrorista contra docenas de activistas de la comunidad Mapuche, tiene la intención de castigar colectivamente y criminalizar el movimiento que busca reclamar tierras tradicionalmente Mapuches.

Guacolda Chicahual Quilaman, Vocera, Prisioneros Políticos Mapuche, CAM: Ellos son lideres de una organización dentro del movimiento mapuche que es la Coordinadora de Arauco Malleco. Esta organización ha sido por el estado chileno muy perseguida y catalogada de asociación ilícita, es por ello que se les aplica las Leyes de Excepción, ellos siempre han reconocido ser parte de esta organización, por lo tanto hay un juicio, que se castiga la ideología del pensamiento y la estrategia política que desarrolle la organización …lo que se esta castigando aquí no es tan sola la persona, sino que es al movimiento que hay detrás y que ellos lideran, que es de esta organización del movimiento mapuche, que ha logrado estar en las comunidades mapuche coordinar la recuperación del territorio, la recuperación y la defensa del territorio de las empresas transnacionales que están insertas dentro de todo el wall mapuche.

Voz en off: Llaitul y Llanquileo estaban entre los 17 comuneros mapuches acusados de coordinar un ataque en contra del fiscal Mario Elgueta, quien sobrevivió a una presunta emboscada por encapuchados armados con escopetas en octubre de 2008. También fueron acusados de robar maderas para financiar sus actividades políticas. Los dos sostienen su inocencia, y insisten que las acusaciones fueron hechos por motivos políticos. Dicen que sus juicios fueron injustos y llenos de irregularidades. Fueron procesados dos veces por el mismo delito, que es ilegal bajo la ley chilena. Después de que fueron absueltos en una corte militar, fueron hallados culpables en una corte civil. Dicen que la aplicación estatal de la Ley Antiterrorista en estos casos, la cual también establece el uso de testigos secretos, tuvo la intención de castigarlos de forma arbitraria con largas sentencias. Antropólogo mapuche Enrique Antileo dice que los casos de Llaitul y Llanquileo y docenas de otros prisioneros políticos no pueden ser entendidos solamente en el contexto de las movilizaciones mas recientes y la respuesta del estado a la lucha de los Mapuches para tierra y autonomía, sino que corresponden a procesos históricos de largo plazo.

Enrique Antileo, Antropólogo, Universidad de Chile: Tiene que ver con procesos de lucha de la sociedad mapuche, en torno a reivindicaciones históricas, y estas reivindicaciones que son históricas tiene relación con la tierra, con la posibilidad de conquistar de recuperar un espacio que fue Mapuche que fue usurpado, siempre que fue ocupado, por terratenientes, pequeños capitalistas, mas adelante por grandes empresas, que han ido acumulando esa propiedad de la tierra en sus propias manos, y despojando a la sociedad mapuche de su propio espacio territorial, reduciéndolo cada vez mas, entonces son alrededor de 130, 140 años de conflicto largo sobre el tema de la tierra, que hoy día se traducen en movilizaciones de cientos de comunidades que están luchando por su propio espacio.

Voz en off: Hay numerosos intereses económicos en la Araucanía vinculados al conflicto territorial. La actividad económica mas significa es la industria forestal. Negocios nacionales y transnacionales, las cuales junto a terratenientes de menor escala controlan vastas cantidades de tierras utilizadas para la producción de maderas. Industriales y terratenientes operando en la Araucanía dicen que cada vez con mayor frecuencia son victimas de ataques violentos en contra de su propiedad privada y que en algunos casos hubo muertos. En la estela de la intensificación del conflicto, el estado chileno ha militarizado el sur del país, que muchos activistas mapuches dicen que esta acción ha afectado severamente las libertades civiles, sometiéndolos a violencia policial regular. El actual Ministro del Interior y Seguridad Publica es Andrés Chadwick, uno de los numerosos miembros actuales del gabinete del presidente derechista Sebastian Piñera quienes fueron colaboradores desde el inicio de sus carreras con el dictador militar Augusto Pinochet durante su régimen de 17 años. Durante una reciente conferencia de prensa después de un ataque contra propiedad privada que tuvo como resultado dos terratenientes fallecidos, el Ministro Chadwick insistió que las operaciones de las fuerzas de seguridad del estado y la representación de poderes especiales en el sur de Chile no tienen la intención de perseguir a la mayoría de los residentes mapuches.

Andrés Chadwick, Ministro del Interior y Seguridad Publica, Chile: Estamos coordinando todos los trabajos necesarios, especialmente en el ámbito policial, en el ámbito de la dotación de carabineros e investigaciones como en el ámbito de la acción de la inteligencia policial, de la misma forma que colaborando activamente con las investigaciones que están llevando adelante los fiscales con el propósito de que actos de esta violencia no queden impunes en nuestro país, y para eso estamos desarrollando una acción especial…y tenemos absoluta conciencia para que no se malinterprete con nadie ni se usen la frase por la palabra de mala fe, aquí es un grupo muy chico, reducido, de personas muy violentas, que nada tienen que ver con el pueblo mapuche, nada tiene que ver con el pueblo mapuche, el pueblo mapuche en su inmensa mayoría, casi la totalidad del pueblo mapuche, es un pueblo que quiere paz que quiere avanzar que quiere desarrollarse, acá hay un grupo muy chico, e incluso que hace mucho daño a la causa mapuche.

Voz en off: Para los residentes mapuches viviendo en el militarizado sur de Chile, las acciones de los policías Carabineros dicen mas que las palabras del ministro. Muchos activistas mapuches involucrados con movimientos que exigen mayor autonomía y la recuperación de tierras ancestrales, dicen que son injustamente clasificados como terroristas por el estado debido a incidentes aislados de violencia que en varios casos no se ha demostrado que estos incidentes hayan sido llevados a cabo por miembros del movimiento mapuche. The Real News hablo con el historiador chileno Fernando Pairican, quien ha estudiado los movimientos mapuches como la organización de Llaitul y Llanquileo, la CAM. El indico que aunque no hay datos concretos sobre los niveles de apoyo popular a los movimientos mas militantes como la CAM entre la población general mapuche, el apoyo para sus demandas de control territorial y autonomía es alto entre muchas comunidades mapuches. El renombrado sociólogo chileno Alberto Mayol dice que la respuesta del gobierno al conflicto refleja un rechazo del estado al dialogo con los movimientos sociales; esta característica es aun mas evidente en el caso del movimiento mapuche y las sentencias severas de terrorismo dictadas a activistas como los que han iniciado huelgas de hambre en los últimos años.

Alberto Mayol, Sociologo, Universidad de Chile: ha habido una incapacidad de repertorio del estado chileno para relacionarse con aquellos movimientos que protestan, y eso ha sido muy evidente en el caso del pueblo mapuche que se ha transformado en tema terrorista, sistemáticamente y por tanto se amplifica la pena, se trata de aplicar se empieza de aplicar la ley de seguridad del estado, toda clase de amplificaciones de pena, toda clase de uso de la violencia donde un enfrentamiento con mapuche en que están tirando un par de piedrazos es considerado una emboscada, una acción terrorista en fin, la verdad es que hay una desproporción bastante grande en respeto a lo que es la movilización de los Mapuche.

Voz en off: En el marco de la intensificada escala de la violencia en la Araucanía desde inicios del 2013, grupos mapuches que asistieron a la primera “Cumbre Mapuche” denunciaron la ocupación militar de sus tierras ancestrales y demandaron autogobierno y la autodeterminación. El Presidente Sebastian Piñera rotundamente rechazo las llamadas de autonomía, diciendo “estamos orgullosos de ser un país multicultural, pero no estamos dispuestos a poner en riesgo la unidad de Chile.” Hector Llaitul y Ramon Llanquileo dicen que seguirán luchando por sus demandas a través del recién formado consejo mapuche de derechos humanos.