Lea este artículo en inglés

Los 240 trabajadores de la mayor embotelladora independiente del mundo, Refresco, en Wharton (Nueva Jersey), llevan años luchando por mejorar las condiciones de trabajo y conseguir el reconocimiento de su sindicato, después de haber votado dos veces a favor de la sindicalización de su lugar de trabajo.

“Llevo 22 años trabajando aquí y tengo las cicatrices que lo demuestran”, dijo Teresa, natural de Colombia y operadora de máquinas, tras la primera votación sindical. “No quiero que nadie más tenga que pasar por lo que yo he pasado todos estos años”.

Ahora, tras ganar su segunda elección, los trabajadores de Refresco están empezando por fin a negociar con la empresa. Refresco presentó numerosos recursos y paralizó el proceso de negociación durante todo el tiempo posible alegando que las elecciones se habían realizado de forma incorrecta. De hecho, la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) anuló la primera victoria sindical de los trabajadores en junio de 2021. ¿El motivo? Un agente de la agencia que realizaba las elecciones llegó cinco minutos tarde al proceso y el número de trabajadores que no votó debido al retraso superó el margen de victoria del sindicato. El agente de la NLRB se retrasó mientras esperaba la llegada de un intérprete, lo que no era una preocupación menor dado que la mayoría de los trabajadores de la planta son inmigrantes hispanohablantes de América Latina.

Pero mientras la empresa presentaba un recurso tras otro, impidiendo el camino a la mesa de negociación a cada paso, los trabajadores siguieron adelante, uniéndose a United Electrical, Radio, and Machine Workers of America (UE) y formando más tarde el Local 115 de UE. Ganaron sus segundas elecciones en mayo de 2022 con un voto de 113 a favor de la sindicalización y 88 en contra.

Refresco, la empresa transnacional con sede en Holanda, cuenta con instalaciones de producción en todo el mundo, incluidos Estados Unidos, México y Canadá, según su sitio web. Con un alcance verdaderamente global, Refresco produjo un volumen combinado de más de 3.220 millones de litros en el primer trimestre de 2022. Los trabajadores de la fábrica de Nueva Jersey mezclan cubas de concentrado en polvo y azúcar para producir bebidas de marca como Arizona Iced Tea, Gatorade y Tropicana. Luego las embotellan y las envían.

En febrero de 2022, la empresa de capital privado KKR compró una participación mayoritaria en la compañía. El gigante del capital privado ha pregonado su apoyo a los trabajadores y a la inversión responsable mediante el desarrollo de programas de propiedad compartida con los empleados. Pero como el miembro del comité de negociación de Refresco César Moreira argumentó en un artículo de opinión del Día del Trabajo, “KKR tiene una oportunidad mucho más inmediata de invertir en un sentido de justicia y trato equitativo apoyando un contrato sindical justo.” 

“He trabajado aquí durante 22 años y tengo las cicatrices que lo demuestran”, dijo Teresa Martínez (seudónimo), originaria de Colombia y operadora de máquinas, tras la primera votación del sindicato. “No quiero que nadie más tenga que pasar por lo que yo he pasado todos estos años”. A lo largo de su empleo en la empresa, Martínez, de 64 años, dice que se ha quemado en el trabajo y se ha caído sobre suelos mojados, lo que le ha provocado lesiones en el codo y las rodillas. Se ha sometido a cirugías de reemplazo de codo y rodilla.

En septiembre y octubre de 2021 se produjeron dos incendios en la planta y no se activó ninguna alarma de incendios. Los trabajadores tuvieron que apagar el fuego ellos mismos.

Accidentes laborales como estos, provocados por las duras condiciones de trabajo y las laxas protecciones de seguridad en Refresco, han fortalecido la decisión de Martínez de luchar por un sindicato: “Lo mejor que puede tener una empresa es un sindicato”, me dijo en español. “Sin un sindicato en una empresa, los trabajadores no llegan a ninguna parte”.

En una serie de denuncias presentadas ante la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) el año pasado, los trabajadores informaron de que se mutilaban con maquinaria ruidosa que provoca pérdida de audición, además de gestionar un ritmo de trabajo agotador en suelos resbaladizos empapados de agua química jabonosa. En septiembre y octubre de 2021, se produjeron dos incendios en la planta y no se activó ninguna alarma de incendios. Los trabajadores tuvieron que apagar el fuego ellos mismos.

El pasado mes de noviembre, Refresco fue multada con 62.226 dólares por “graves infracciones” que ponían en peligro la vida de los trabajadores. Estas atroces infracciones llevaron al Consejo Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (COSH) a designar a la empresa, junto con Amazon y Starbucks, con la dudosa distinción de figurar entre las peores empresas del país en materia de seguridad y salud de los trabajadores en su informe de abril de 2022 sobre la “Docena Sucia”.

“Nuestra salud y seguridad no son prioridad aquí”, dijo la técnica de calidad Lida Guevara en un comunicado de prensa. “Durante lo peor de la pandemia, se negaron a escucharnos. Nos hicieron entrar a trabajar y muchos trabajadores se enfermaron gravemente”.

Al igual que muchos trabajadores de todo el país, los empleados de Refresco fueron considerados “esenciales” durante la pandemia de COVID-19, lo que permitió que la producción para maximizar las ganancias continuara a pesar de que los trabajadores plantearon sus preocupaciones de seguridad y exigieran protecciones adecuadas.

La administración de la planta llegó a decirle a los trabajadores que el gobierno federal les había ordenado permanecer abiertos. Eso era mentira. Al parecer, un directivo dijo a los trabajadores que, en caso de contraer COVID-19, debían beber Gatorade, según una grabación compartida y publicada por More Perfect Union. En marzo de 2020, los trabajadores abandonaron el trabajo en protesta por cuestiones de seguridad después de que la empresa instituyera turnos de 12 horas.

“Un sindicato era la única manera de detener los abusos de Refresco”.

Anthony Sánchez, operador de máquinas en Refresco durante 17 años

Anthony Sánchez, de 51 años, gana 18,75 dólares por hora como maquinista y lleva 17 años trabajando en la empresa. En el primer mes mortal de la pandemia, se negó a trabajar en una zona donde sabía que los trabajadores habían contraído el virus, por lo que el supervisor le pidió que abandonara la planta. Cuando se marchó, sus compañeros le siguieron hasta el parqueadero y su determinación de luchar por un sindicato se intensificó. Sánchez, natural de la República Dominicana, había trabajado anteriormente en un almacén de Goya Foods representado por el Sindicato Internacional de Trabajadores de la Alimentación y el Comercio (UFCW). “Un sindicato era la única manera de detener los abusos de Refresco”, dijo a The Real News.

Meses antes de que llegara la pandemia, Sánchez se había frustrado porque la dirección de Refresco había recortado los beneficios y puesto límites a las vacaciones. También se quejó de los exorbitantes copagos de la atención médica y de un deducible de 750 dólares. Una visita a un médico primario cuesta 40 dólares, me dijo Sánchez, mientras que un especialista cuesta 60 dólares. “Si te imaginas que ir a fisioterapia es ver a un especialista, si el médico me ordena tres visitas a fisioterapia a la semana, son 180 dólares a la semana. Es mucho dinero, ¿no?”. Se reunió con los organizadores de UE en enero de 2020 con la esperanza de crear un sindicato con sus compañeros de trabajo. El paro de marzo pronto se convirtió en una campaña sindical en toda regla, y los trabajadores acabaron votando 114 a 101 para unirse a UE en el primer intento de elección en junio de 2021.

Además de las escasas protecciones de seguridad, los inadecuados protocolos de COVID-19 y los elevados copagos del seguro médico, los trabajadores también han citado otra razón para formar un sindicato: un entorno de trabajo sumamente explotador en el que hacen turnos largos y agotadores, se enfrentan al acoso sexual, reciben un salario atrozmente bajo y han tenido que enfrentarse a una injusta política de asistencia de la empresa que les penaliza por llamar para decir que están enfermos.

La política de asistencia de la empresa se basa en un sistema de puntos: Los trabajadores reciben medio punto si llegan tarde y un punto si se ausentan; la acumulación de más de 8 puntos en el expediente da lugar a un despido automático, pero los trabajadores afirman que el sistema no se aplica sistemáticamente. En numerosas entrevistas realizadas para este artículo, los trabajadores de Refresco calificaron el sistema de puntos como arbitrario y manifestaron que no había un entendimiento claro y compartido sobre cuántos puntos ponían a alguien en peligro de ser despedido.

“El sistema de puntos es algo que usa la empresa para meternos miedo”, dijo Ana Then, que lleva 17 años trabajando en Refresco. Durante las primeras elecciones, Then votó en contra del sindicato porque había tenido una mala experiencia en el pasado con otro sindicato en el que le habían cobrado una elevada cuota de iniciación y unas cuotas muy altas. Pero en las segundas elecciones cambió su voto. Después de haber sido injustamente sancionada por faltar al trabajo cuando murió su padre y luego una tía, se pasó al bando pro-sindical.

La empresa utilizaba el estatus migratorio de las personas para infundirles miedo sobre lo que podría pasarles si seguían organizándose. Pero los trabajadores ya habían decidido que unirse y crear un sindicato era la única forma segura de mejorar su lugar de trabajo.

Al principio, Then pensó que su sanción era un simple malentendido y habló con recursos humanos para solucionar el error. Había faltado cuatro días al trabajo, pero en su cuenta de puntos figuraban ocho. Pensando que el asunto estaba resuelto tras hablar con recursos humanos, se sorprendió cuando, poco después, un jefe la volvió a reprender por las ausencias. En un acalorado intercambio, llamó al jefe “charlatán” y le acusó de no hacer su trabajo. En respuesta, fue llevada de nuevo ante recursos humanos y recibió una advertencia por escrito. “Si le parece bien, lo firmo y no me moleste más”, recuerda haber dicho entonces. Como empleada modelo que cobraba habitualmente sus vacaciones no utilizadas, se enfureció. Antes de salir de la oficina de recursos humanos, se dio la vuelta y dijo: “La venganza les llegará un día”. Fiel a su palabra, Then contribuyó a la victoria del sindicato y fue elegida para formar parte del comité de negociación.

El camino hacia la sindicalización no ha sido fácil ni mucho menos, y los trabajadores denuncian haber sufrido represalias e intimidaciones por sus actividades de organización. Por ejemplo, cuando Martínez se convirtió en líder sindical, la dirección le puso un blanco en la espalda. “Fue una de las principales impulsoras de las campañas de organización”, afirma John Ocampo, organizador de la UE. “Unos días después de la victoria electoral de este año, recursos humanos se puso en contacto con ella y le pidió que mostrara su tarjeta de Seguro Social. La molestaron unas cuantas veces más después de eso hasta que les dijo que la dejaran en paz y que fueran a buscarla en sus archivos”.

La empresa estaba utilizando el estatus migratorio de las personas para infundirles miedo sobre lo que podría pasarles si seguían organizándose. Pero los trabajadores ya habían tomado la decisión de que unirse y crear un sindicato era la única forma segura de mejorar su lugar de trabajo.

“Teníamos claro lo que es un sindicato”, dice Sánchez. “No podían engañarnos”. Como informó originalmente Alice Herman en In These Times, la empresa había contratado al anti-sindicalista bilingüe Lupe Cruz, que aprovecha su experiencia en el pasado como organizador sindical con UNITE HERE para frustrar los esfuerzos de sindicalización. Cruz y Refresco, sin duda, no esperaban enfrentarse a una resistencia tan firme de las bases.

Como me dijo Ocampo, el error fatal de la empresa fue subestimar a los trabajadores. “Ayudamos a la gente a ver quienes son estos tipos: ‘Mira quiénes son. Antes eran organizadores sindicales. Y ahora han descubierto que pueden ganar diez veces más ayudando a mantener a los trabajadores aplastados’. Su táctica principal es decir: ‘Soy latino como tú, pero no mereces más, y deberías estar contento con lo que tienes ahora. Vota ‘No’ al sindicato'”.

Como señala Ocampo, hay un mensaje especialmente condescendiente en el fondo de esas tácticas antisindicales y, en Refresco, el resultado fue contraproducente. “La gente llega a entender que se piensa tan poco de su inteligencia que [la empresa piensa] que puede traer a un tipo mexicano grandote y decir: ‘Soy latino como tú, soy inmigrante como tú, deberías votar ‘No'”.

A lo largo de todo esto, desde la letanía de recursos legales hasta la contratación por parte de la dirección de Refresco de rompe-sindicatos bilingües para desmoralizar a los trabajadores y que voten en contra de la sindicalización, los trabajadores se mantuvieron firmes en su compromiso de crear un sindicato, y lo hicieron. Ahora deben negociar un primer contrato. (El sindicato Teamsters Local 997 también tiene un contrato con Refresco en Texas). Los datos laborales de Bloomberg Law muestran que ahora los empleadores recién sindicalizados tardan una media de 465 días en ratificar un primer contrato con sus empleados sindicalizados. Los trabajadores de Refresco ganaron las elecciones sindicales en mayo y las negociaciones del contrato comenzaron en julio: el reloj está corriendo oficialmente.

    A lo largo de todo esto, desde la letanía de apelaciones legales hasta la contratación por parte de la dirección de Refresco de rompe-sindicatos bilingües para desmoralizar a los trabajadores para que votaran en contra de la sindicalización, los trabajadores se mantuvieron firmes en su compromiso de crear un sindicato, y lo hicieron. Ahora deben negociar un primer contrato.

Hablando por teléfono un viernes por la noche después de concluir una ronda de negociaciones, Sánchez se mostró confiado en la fuerza del sindicato y de sus miembros, y en sus posibilidades de salir de la negociación con un contrato sólido. Ha visto cómo las mentiras de la dirección han quedado al descubierto durante las negociaciones. Durante la pandemia, por ejemplo, Refresco instituyó turnos de 12 horas, eliminando el tercer turno, lo que redujo las horas extraordinarias de los trabajadores. Inicialmente, la empresa prometió que los turnos más largos eran temporales y que terminarían en mayo de 2020, pero los mantuvo mucho más allá de esa fecha, alegando que era en respuesta a la demanda de los clientes.

“El primer día de negociaciones, el sindicato dijo: ‘OK, dijeron que los clientes exigen un turno de 12 horas. ¿Tienen alguna comunicación o correos electrónicos?”, dijo Sánchez, recordando una conversación en la mesa. La respuesta, como era de esperar, fue “No”. “Nos mintieron. Lo dejaron en 12 horas porque eso les funcionaba”.

Según las encuestas realizadas a los trabajadores en la planta, las cinco principales prioridades de la negociación incluyen aumentos salariales significativos, horarios justos y razonables, y el fin de los turnos obligatorios de 12 horas. Los trabajadores tenían la opción de tres turnos de 8 horas en producción, el departamento más grande, pero estos turnos se eliminaron en nombre del distanciamiento social durante la pandemia, según UE. Ahora, los trabajadores de los departamentos de producción y mezclas hacen turnos de 12 horas, 36 horas una semana y 48 horas la siguiente, de forma rotativa cada dos semanas. El resultado es que algunos trabajadores de producción hacen turnos de 10 horas de lunes a sábado.

Otras prioridades de la negociación son la mejora del seguro médico, la reforma de la política punitiva de asistencia “sin falta” y la mejora de las condiciones de salud y seguridad. Hasta ahora, los trabajadores han conseguido el reembolso del costo de las clases de inglés y la opción de tomar días adicionales no remunerados por licencia por duelo.

En agosto, las negociaciones se centraron en el lenguaje del contrato relativo a la disciplina, y la dirección de Refresco, al parecer, intentó erosionar los derechos Weingarten de los trabajadores y debilitar el poder de los delegados sindicales en la planta con un lenguaje sobre la profesionalidad, la insubordinación y el respeto. Esta preocupación por el “profesionalismo” se traduciría en amordazar a los delegados, limitando su capacidad para abogar por los miembros y defenderlos, y proporcionando a la dirección más oportunidades para gritar “falta” por la “insubordinación” en lugar de abordar las cuestiones sindicales.

  “Estos trabajadores han sido capaces de vencer a esta empresa dos veces en menos de un año en las elecciones de la NLRB, a pesar de todo lo que la empresa ha lanzado contra los trabajadores, porque los trabajadores lideraron la campaña. Llevan dos años actuando como sindicato”.

John Ocampo, organizador de United Electrical, Radio, and Machine Workers of America

“Si la dirección se pone agresiva con el delegado, el delegado también puede ponerse agresivo”, explicó el negociador jefe de UE, Fernando Ramírez. “Si la administración dice: ‘Oye, cállate, yo soy el jefe aquí’, el delegado puede decir: ‘No, cállate tú, no eres el jefe de esta reunión'”.

Cuando se le pregunta por qué son tan importantes estas protecciones en la planta, Ocampo añade: “Quizá la empresa esté acostumbrada a tratar con otros sindicatos que no son de base y dirigidos por sus miembros. Pero eso no es UE. El personal del sindicato no es el sindicato aquí; los trabajadores son el sindicato”, añadió. “Creemos firmemente en ello, y por eso estos trabajadores han sido capaces de vencer a esta empresa dos veces en menos de un año en las elecciones de la NLRB, a pesar de todo lo que la empresa ha lanzado contra los trabajadores, porque los trabajadores lideraron la campaña. Llevan dos años actuando como sindicato”.

Los trabajadores han estado construyendo un sindicato de lucha dentro de la fábrica. El pasado mes de septiembre, se manifestaron ante los directivos de la empresa y entregaron una petición firmada por la mayoría de la plantilla. También han ido más allá de la planta embotelladora y han hablado de sus experiencias laborales con las juntas directivas de los fondos de pensiones públicos, que tienen inversiones en Refresco a través de empresas de capital privado. Han celebrado concentraciones fuera de la planta y han presentado una denuncia ante la OSHA por las violaciones de la seguridad en el lugar de trabajo. La empresa ha respondido a estas acciones aumentando los salarios.

A través de su iniciativa WorkedUp, que trata de reunir a las organizaciones de trabajadores para que se apoyen y amplifiquen mutuamente sus luchas, National COSH está llevando a cabo una petición en nombre de los trabajadores de la fábrica mientras continúan las negociaciones con Refresco.

“Empresas como Refresco tienen grandes empresas de relaciones públicas que hacen el trabajo sucio por ellas, pero ¿qué tienen los trabajadores? Por eso, con el apoyo de sindicatos y centros de trabajadores de todo el país, National COSH creó WorkedUp. Ofrece a los trabajadores un lugar donde pueden documentar las injusticias en el lugar de trabajo y contar al público cómo están sobrecargados de trabajo, mal pagados y desprotegidos”, dijo Melissa Moriarty, estratega de comunicación y narración de COSH.

“Cuando escuchamos las historias de estos trabajadores, quisimos ayudar”, añadió Moriarty. “Estamos activando nuestra red de grupos COSH en todo el país para apoyar a estos trabajadores porque queremos que Refresco sepa que los consumidores están indignados por las condiciones de trabajo en su planta embotelladora”.

Luis Feliz Leon

Luis Feliz Leon is a staff writer and organizer with Labor Notes. Follow him on Twitter @Lfelizleon.