Fortalecido por cacerolazos y multitudinarias marchas todas las noches, el movimiento estudiantil de Montreal fuera al premier Jean Charest a sentarse a la mesa de negociación.